¿Tienes uno de esos días?

¿Tus entrenamientos no van según lo planeado? ¿La vida no va según lo planeado? Bienvenido al club!… Yo he tenido un año muy interesante como imagino que muchos de ustedes también.
Estaba entrenando muy bien, consistentemente con miras al maratón de Chicago durante este verano cuando Boom! Mi pie derecho comenzó a doler y el resultado fue una fractura por estrés que terminó por convertirse en una fractura completa. Se ha tardado más de lo que planeé para sanar, (tres meses sin siquiera apoyar el pie). Con esto aprendi una de las mejores lecciones de la vida: no puedes planear lo que te va a pasar. Realmente uno no puede planear al 100% y esperar que todo salga como lo tenemos previsto. Podemos delinear, escribir hacia donde queremos ir y como pensamos lograrlo con la esperanza de que salga a nuestro gusto pero nosotros no estamos realmente en control … volviendo a mi historia tuve varias señales acerca de que algo no estaba del todo bien. Por varios días tenia un pequeño dolor en la parte superior del pie. Por supuesto que no le presté la atención suficiente. Pensé que quizá eran los tenis que se habían mojado y me estaban apretando. Pensé que era solo una molestia por como estaba apoyando el pie… y lo peor es que sé que la única forma como una lesión sana es con descanso pero estaba entrenando bien y no quise tomar unas semanas sin actividad… Durante un entrenamiento sentí un poco de dolor en mi pie derecho (he aprendido a diferenciar el dolor del malestar o incomodidad. El malestar es bueno para uno ya que una vez que se pasa los milagros suceden. El dolor nunca es bueno, si sigues empujando cuando tu cuerpo siente dolor las lesiones ocurren. El malestar desaparece una vez que se deja de hacer ejercicio, el dolor no desaparece). De repente al poner el pie para apoyarme y poder dar un paso caminando sentí “CRACK” y escuché como el hueso se partió en dos. Decir que estaba un poco frustrada es un eufemismo, después de todo tenia tantos planes y estaba entrenando tan bien!!! pero, como ya mencione, he aprendido que no se puede controlar lo que nos sucede, pero que siempre podemos controlar y elegir la actitud que tomamos ante lo que nos sucede. Siempre  estamos en control de cómo reaccionar.

Mentiría si  digo que mantuve una actitud positiva durante todo el tiempo. Estuve  tratando de ser optimista y de encontrar la lección escondida en todas estas cosas (ya les contare al final de este blog de lo que me di cuenta). Sin embargo, hubo momentos en donde me senti frustrada, triste, enojada y todo lo demás. ¿En serio? Lesionada la mayor parte del año? ¿Qué pasa con mis planes? Esto no es lo que yo tenia en mente!!!

A veces la vida nos trae demasiadas cosas a la vez y es fácil sentirse abrumado. Ya se trate de las expectativas de los colegas, del entrenador o jefe, amigos, familiares u otras personas, e incluso las expectativas (medias-o altísimas) que tienes de ti mismo, de vez en cuando todo viene a la cabeza y te puede dar la sensación de que no eres lo suficientemente bueno o te hace dudar  si esto es lo que deberías estar haciendo. En tiempos como estos, puede ser difícil obtener la perspectiva que tan urgentemente necesitas para sacarte de esa terrible depresión. Estas son algunas de las cosas que me ayudaron a ganar perspectiva y me han ayudado a estar en el camino adecuado:

1. Esto también pasará.
Suena como cliché, lo sé, pero es cierto. No importa lo terrible que te sientas en este momento y lo desesperada que tu situación puede parecer actualmente, es sólo un momento fugaz en tu vida. Si bien puede parecer como si tu mundo se acaba, la confianza en el hecho de que el sol saldrá de nuevo mañana y traerá un día nuevo,  puede darte una luz de esperanza para ti y tu situación.
Yo estaba corriendo un día y mi músculo me dolía muchísimo. No podia poner el pie sin dolor (y estaba a 4kms de mi casa). Empecé a ponerme de mal humor y a pensar cosas negativas (ya no voy a poder entrenar poor varios días,… me duele muchísimo,,, no puedo seguir… por qué a mi y por qué ahora…) cuando me acordé de Amy Van Dyken. Ella es una ex nadadora olímpica (6 medallas de oro) y recientemente tuvo un accidente de ATV que la dejó paralizada de la cintura para abajo. Pensé que probablemente ella daría cualquier cosa por sentir el dolor que estaba sintiendo (no tiene sensibilidad en sus piernas) y eso puso mi miseria en perspectiva. Mi dolor muscular iba a parar en algún momento. Sí, eso podría significar dejar de entrenar por un tiempo, pero por lo menos, algún día, yo iba a ser capaz de correr de nuevo. Con esa perspectiva un día, una semana o incluso un mes de descanso no es tan malo. Todo pasa.

2. Nadie puede hacerlo mejor que tú …
… Porque no hay una sola persona por ahí que es como tú! Estás bendecido con atributos únicos que hacen que compararte con alguien más no sea sólo inútil y desalentador, sino también, francamente, imposible. Nadie ha vivido la vida que has vivido, así que nadie está mejor equipado para hacer frente a tus desafíos que tu. Recuerda ésto cuando descubras a tu subconsciente tratando de convencerte de que no eres tan digno como otra persona!

3. Este desafío sólo te hará más fuerte.
A pesar de que puedes sentirte quebrantado y herido ahora, te recuperarás de esta dura prueba y te convertirás en una persona más resistente. Cuando nos lesionamos, el tejido cicatrizante que se desarrolla para reparar nuestra piel dañada es más fuerte de lo que podrías imaginar. Es lo mismo para el corazón y el alma:  Confía en tu capacidad de sanar también.
Hablando de esto …

4. Celebra tus “fracasos” que son una lección.
Como dice Oprah Winfrey, “Piensa como una reina. Una reina no tiene miedo al fracaso. El fracaso es un paso más hacia la grandeza.” Cuando suceden cosas terribles (ya sea de nuestro propio hacer o no), puede ser difícil ver el bosque por los árboles. Sin embargo, en cada fracaso o momento negativo hay una lección que aprender. Ánimo, y ten fe en el hecho de que gracias a esta experiencia estarás mejor equipado para hacer frente a lo que la vida te lanzara en el futuro.
En Londres 2012 Michael Phelps nadó su primer evento y no ganó una medalla por primera vez desde Sydney 2000. El segundo evento que nadó “sólo” consiguió un bronce. Esto podría ser desalentador para un atleta de su nivel, pero lo que hizo es que él se sentó con su entrenador y revisó una y otra vez las cintas de esos eventos para averiguar lo que hizo y cómo podría mejorarlo. También pensó en lo que comía, su estado mental anterior a esas carreras, etc. Lo que pasó fue que en lugar de sentir lástima de sí mismo, veía esos eventos como oportunidades de mejorar, que lo llevaron a lograr 6 medallas de oro en las pruebas que nadó después. Busca las oportunidades para mejorar en lo que a otras personas les gusta llamar “fracasos”.

5. Eres lo suficientemente bueno para probar, y eso es todo lo que necesitas hacer.
Ahora que sabes que los “fracasos” se deben celebrar y no temer, ha llegado el momento de darse cuenta de que todo lo que has logrado hasta ahora y todo lo que vas a lograr de ahora en adelante consiste en dar un salto de fe e intentarlo. No importa qué tan convencido estés de que es imposible o que se podría fallar, Haz el intento!: es la parte más importante de cualquier empresa y lo único que realmente se pide de ti. Cree en ti mismo y da un salto de fe!

6. Progreso siempre triunfa sobre la perfección.
Es muy fácil quedar atrapado en las expectativas de otros que nos olvidamos de que la perfección es un (y francamente, aburrido) ideal irreal. Aspirar por la perfección te está preparando para sentirte terrible cuando te quedes inevitablemente corto. El progreso, por otro lado, es una mejor medida de lo brillante que eres y cuánto has crecido. Celebra cada pequeño paso adelante.

7. No estás solo.
Aunque la inseguridad tiende a confinarnos a un lugar muy solitario, es importante que sepas que hay gente a tu alrededor que están desesperados por mostrarte lo increíble que eres y cuánto les importas incluso si no puedes ver tu propio valor en este momento (que sin duda lo tienes). Aún si sientes que les estás siendo una carga al expresar tus sentimientos, te puedo asegurar que no lo ven de esa manera. Recuerda que, incluso cuando tú no te sientas lo suficientemente bueno, tus amigos y familiares creen que eres lo máximo. No tengas miedo de llamarlos para que te den soporte moral. Yo lo he comprobado estos meses.

8. Todo el mundo está luchando una batalla dura.
Mientras que tu problema es profundamente personal y único a tu situación, confórtate con el hecho de que hay otros que también se están sintiendo mal; No, por supuesto, para que disfrutes de su dolor, sino porque esto significa que no estás solo en tu difícil situación. No importa cuán desesperado te puedes sentir, hay alguien por ahí que va a ser capaz de relacionarse contigo y darte un poco de consuelo. Todo lo que necesitas hacer es encontrarlos.

9. Hay mucho que agradecer.
Cuando estoy mal, una cosa que me gusta hacer es una lista de tres cosas por las que estoy agradecida, justo en el momento en que me siento peor. Es un gran ejercicio para ganar un poco de perspectiva: a pesar de que se puede uno sentir como si el mundo se derrumbó a nuestro alrededor, ser capaz de hacer una lista de gratitud me recuerda que hay un resquicio de esperanza. Dale una oportunidad a este punto, Te asombrarás de los resultados!
10. Eres digno de amor.
Puede sentirte muy mal por ti mismo ahora, pero puedo garantizarte que hay mucha belleza en ti. En momentos en los que no te sientas lo suficientemente bueno, trata de hacer una lista de gratitud … de ti mismo! Nombra tres cosas que te gustan de ti mismo. Sé tan bobo o tan ceremonioso como quieras. Si tienes problemas para encontrar tres cosas de ti por las cuales agradecer, agradece por tus pulmones que te permiten respirar; la boca, que te permite sonreír; tu alma, que te hace. Créeme, Tu eres una maravilla!

11. Tu mente puede ser tu enemiga de vez en vez; no siempre creas lo que te dice.
A menudo somos nuestros peores críticos. Incluso si somos amables con los demás, puede ser difícil que seamos amables con nosotros mismos. Tenemos la tendencia a juzgarnos a nosotros mismos muy duramente, ya sea que lo hagamos conscientes de ello o no, simplemente porque estamos condicionados por la sociedad a creer que necesitamos mirar o comportarnos de una determinada manera. Cuando no llenamos estos estándares imposibles, es fácil caer en el diálogo interno negativo. Se consciente de esto y no creas todo lo que piensas.

12. Tienes la opción
Ahora que sabes que tu subconsciente no es siempre tu mejor amigo, es hora de entender que tu tienes una opción. Puedes optar por dejar que esa voz molesta de la discordia siga hablándote, o puedes optar por ignorarla y reemplazar tus pensamientos negativos por positivos. Todo lo que necesitas es la voluntad de llevar esas gafas de color rosa (no importa lo cursi que puedas sentirte en un principio) y practicar! Comprométete con ella, y te prometo que sentirás un cambio.

13. Tu aprobación es la única que importa
Nos pasamos la vida haciendo lo imposible tratando de complacer a los demás, tratando de ajustarnos a ellos, buscando su aprobación y esto nos puede llevar a perder de vista lo que realmente importa: nuestra felicidad; nuestra realización. Al final del día, las personas van y vienen pero tu estarás contigo mismo por el resto de su vida. Hazte un favor y enfocate en cómo te sientes sobre ti mismo antes de preocuparte por lo que los demás puedan pensar de ti. Te apuesto a que una vez que tires a lo lejos las expectativas de los demás, te gustara lo que ves.

14. Has superado tanto ya.
Puede sentirte terrible ahora, pero recuerda lo mucho que ya has logrado. Piensa en el camino que te ha llevado a donde estás ahora. Recuerda el pasado sobre tu vida desde una perspectiva objetiva y ve cuánto has logrado y superado. Aunque no lo parezca ahora, eres un guerrero y eres capaz de mucho.

15. Todavía estas intentándolo, dando tu máximo
Incluso cuando la vida te golpea bajo, todavía estarás allí luchando. El hecho de que te sientas de la forma como te sientes en este momento es una indicación de que todavía te importa y que todavía quieres tener éxito. No te has dado por vencido y eso significa mucho más de lo que crees.
Como le digo a mi hija: Sólo sigue intentando, inténtalo una vez más, nunca sabes cuando saldrán las cosas como las quieres. A Thomas Alba Edison le tomo más de 3.000 intentos para crear la bombilla eléctrica. Cualquier persona probablemente se habría detenido antes de intentar mil veces! Cuando alguien le dijo “oh, veo que has fallado X número de veces en tu intento de crear la luz”, su respuesta fue: “Estás equivocado, estoy X número de veces más cerca de conseguirlo”. Sigue intentándolo, ten una enorme convicción de que va a suceder y mantén una actitud positiva. Verás los resultados cuando están destinados a suceder.

16. Siempre hay una manera de desatorarse.
No importa qué tan desesperada la situación, siempre hay algo que puedes hacer para avanzar. Quizá no puedas ver las cosas bien en el momento, pero la vas a descubrir con el tiempo, ya sea por tu cuenta o con la ayuda de tus amigos. En ese momento de iluminación, llegarás a darte cuenta de lo cerca que estabas a la solución en todo este tiempo. Las soluciones están siempre mas cerca de lo que parecen pero a veces nos dedicamos a mirar hacia el mismo punto todo el tiempo sin mover la vista hacia otro lado. No pierdas la esperanza; la respuesta que estás buscando está ahí fuera.
Lo que a mi me ayudó a “desatorarme” del estado de frustración en el que estaba por no poder correr fue centrarme en otra cosa (por lo general si uno se centra hacia el exterior -ayudando a otras personas- es siempre la mejor manera de sentirse mejor inmediatamente). Encontré una respuesta para mis entrenamientos futuros (mantenerme sin lesiones) y una forma de evitar sentirme frustrada durante el tiempo que tuve que estar sin correr al centrarme en mi primer amor (no, no Kevin o Kori, la natación!). Empecé a nadar de nuevo como una forma de mantener mi forma física. Entonces me di cuenta que mi técnica había sufrido por todos los años que había estado sin nadar. Empecé a trabajar en mi técnica, centrándome en cómo colocar mi mano y el codo en el agua, mi rotación, vueltas, etc y cada día tenía un nuevo reto a abordar en la piscina. Asimismo, establecí una nueva meta fuera de correr y nadar: ver cuántas clases seguidas que podía hacer de Bikram Yoga y cómo mi cuerpo se sentiría al respecto

17. No hay prisa.
El hecho de que todos los demás estén entrenando cuando tu no puedes  o haciendo algo de manera diferente a como tu lo haces no significa que necesitas seguir  las mismas normas ni compararte con los demás. Los mayores metas y logros en la vida toman tiempo para llevarse a cabo. No te presiones a ti mismo en conseguir todo lo que quieres rápidamente, ni te deprimas cuando no lo consigas en el momento que tu lo quieres. Está bien tomarse un poco más de tiempo y saborear el proceso.
Aprendí una gran lección de mi hija de 11 años. Ella comenzó a tomar clases de Tae Kwon Do cuando tenía 4 años y medio. Ella me dijo en ese entonces que quería llegar a ser cinta negra. Vio a algunas otras personas en el estudio obtener su cinturón negro en los años posteriores, y ella nunca me preguntó: “¿Cuándo me toca a mi? Cuando voy a recibir  el mío? ¿Cuándo va a pasar? ¿Cómo es que esa persona lo está consiguiendo y no yo? “. Le tomó la mitad de su vida (literalmente) hasta que ella fue capaz de cumplir con todos los requisitos (y pasar por todos los cinturones, formas, combate y torneos) para obtener su cinturón negro. Ella nunca dudó de que lo conseguiría. Ella nunca trató de acelerar el proceso. Ella se dedico a dar su mejor esfuerzo día tras día hasta que sucedió. Su objetivo era llegar a la cima, no “llegar a la cima en tal dia o es un fracaso”.

18. Está bien no estar bien.
A veces es necesario rendirnos a nuestros sentimientos y permítirnos no ser superman (o superwoman) por una vez. El mundo continuará girando sin que lo tengas que cargar o mantener unido. Date permiso para ceder a tus emociones y repitete que está bien darse un respiro. Has trabajado tan duro y te lo mereces.
No importa lo oscuro de las nubes por encima de tu cabeza, hay mejores días a la vuelta de la esquina. Cree en ti mismo, date un descanso y veras que vas a a llegar allí.
Espero que ty semana vaya según lo previsto y, si no es así, estoy segura de que encontrarás una manera de darle la vuelta 🙂

Gracias por leer! Recuerda que  puedes seguirme en Twitter (@Tere Zacher), Instagram (@InsightfulRunner), en mi blog (insightfulrunner.blog) y en Facebook (Pagina Tere Zacher Atleta) donde pongo consejos de entrenamiento y motivaciones durante el dia. Hasta la próxima!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: